lunes, 13 de febrero de 2017

Dioses…


En la cama mi cuerpo descansaba

mientras mis deseos ya retozaban

las ansias de mis carnes se tensaban

y mi ilusionada alma en él pensaba


Hace tiempo que mis ojos le amaban

En cambio él ni siquiera me miraba

Mi corazón temblando le esperaba

pero sus caricias nunca llegaban


Y ahora que no puedo ofrecer nada

Viene a mí, cuando la Nada me llama,

ella sabe que estoy muy cansada...


Ahora su amor en mi boca quema...

¡Qué pena amarle y estar tan cansada!

¡Dioses...! Mi amor por él, al cielo clama...

María Sena

11/01/2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por u visita y comentario