lunes, 13 de febrero de 2017

Dioses…


En la cama mi cuerpo descansaba

mientras mis deseos ya retozaban

las ansias de mis carnes se tensaban

y mi ilusionada alma en él pensaba


Hace tiempo que mis ojos le amaban

En cambio él ni siquiera me miraba

Mi corazón temblando le esperaba

pero sus caricias nunca llegaban


Y ahora que no puedo ofrecer nada

Viene a mí, cuando la Nada me llama,

ella sabe que estoy muy cansada...


Ahora su amor en mi boca quema...

¡Qué pena amarle y estar tan cansada!

¡Dioses...! Mi amor por él, al cielo clama...

María Sena

11/01/2017






Dúo de Emilio Medina y María Sena


Al calor del pecho que reclama

cual mujer que el amor pide y desea,

se oye el eco de un murmullo que pasea,

el pudor, por la encendida llama.
E.


Cierto que todo mi cuerpo te llama

Mi encanto en tus ojos mariposea

y enajenado de amor fantasea

¡Enardecido de pasión te aclama!
M.


Ha sabido esperar en blanda cama

la llegada de un amor que la posea;

y a la luz de la hermosura vea

las delicias de tan hermosa dama.
E.


Sabía que gozaría tu llama...

Todo mi ser tu sentir curiosea

Si siento que tu pecho me desea,

por mi boca asoma mi pobre alma...
M.


Una flor la ha traído de mañana,

la ventura y el placer al ser de día:

bien comienza, mi amor, esta semana.
E.


Un nuevo día viste mi ventana

Me despertó una bella melodía

y un dulce latido mi alma engalana
M.


En su sueño de delicias amorosas

ha llegado al final esa alegría,

de tener en su pecho tantas rosas.
E.


Rebosantes de amor que aceptaría

me mecieron tus hermosas promesas

de ese amor que yo soñé… ¡Ave María!
M.

Dúo de Emilio Medina y María Sena 
Si, María, (Si, Emilio)

E…















































Ya recuerdo que ayer te prometí,

un soneto enviarte esta mañana,

¿pero sabes señora soberana,

que en el sueño se olvida el escribir?...


M...

A ti te es muy fácil el olvidarte,

si es de mi, por la noche o la mañana

¿Sera que no te dio la real gana?

¿O que te acostaste sin acordarte?


E.

El correo que ahora he recibido

ha llegado sin texto,... y ¿ tú me dices,

que me afane cumpliendo sin matices

el soneto que te había prometido ?.


M.

Un coscorrón es lo que voy a darte

¡Muchas promesas y muy poca lana!

De lo prometido quede con gana

¡Porque no vi la bici por ninguna parte!


E…
El teclado me espera a que teclee;


la pantalla me mira y no me habla,

es que ¿sabes ?, no me sale ni palabra.


M…

¡Jope mancheguito, que mala pata!

Cuanto cuento tienes… ¡Valla pirata,

al pobre no le sale la palabra!



Como veo que no llego a este terceto,

en completa ilusión de sintonía,

me despido con mis besos a María.


Emilio Medina M.


M...

Ya terminando te escurres cual rata

Pretendes me olvide de tu palabra

y así...¡abracadabra pata de cabra!

María Sena S
10/10/2016



¿La habrá olvidado? (Alejandrino)


La tristeza le embarga, le engulle el desamor…

Sus ojos con lágrimas se anegan de dolor

La angustia lacerante le ha robado el color

Que le hurto por necedad, un malnacido amor


Quizás la haya olvidado, más... siento un resquemor

Que me quema en el alma su fascinante olor

Me inquieta que tal vez, necesite su calor

y rompa mi corazón, para olvidar su amor


Lo ame desde chiquilla ¡Por el yo me moría!

Me dormía pensando, en sus ojos en su boca...

Solo por él vivía, pero él a otra quería


Hoy que queda tan poco, su voz aun me provoca

Muy bajito, muy quedo,  dijo que me quería

Que no hubiera dado yo... ¡Dios... aun me vuelve loca!

María Sena.



Se deshojo…


Llovizna, la lluvia empaña el cristal...

Desengañada te estoy recordando

¿Acaso me amaste? mi alma dudando

me susurra que tu amor no fue tal...


Tan solo fue una parodia total...

Tu pretendido amor se fue acabando,

cuando un gélido viento vino helando.

De ser de verdad… ¡ni un frío mortal!


Se deshojó la rosa del amor.
sin querer se me partió el corazón
y no se acallar su triste clamor...

Voy a acabar con esta sinrazón,
(duele este malnacido desamor)
y desterrar la amarga desazón...


María Sena

23/10/2015 x
Murió la caricia... 


Con  incierto andar, los febriles años

me disfrazaron con cabellos canos.

También cuidaron de arrugar mis manos.

y mi alma... los amargos desengaños


En otros días quedaron mis niños,

los hijos...lo mejor de los humanos

¡Como añoro aquellos tiempos ya ancianos!

si pudiera volver a aquellos años...


Correr, sin parar, para poder criarlos.

Pasaron, sin darte cuenta, las  horas

sin apenas tiempo, para gozarlos.


Ahora, al pensar en aquellos días

se estremece mi alma, al recordarlos

¡Murió, allí, la caricia de sus risas!

María Sena

28/08/2014